Begoña Mundó: “Las mujeres siempre tenemos que demostrar el doble”

La Consejera Delegada del Grupo TEMA LITOCLEAN habla de su experiencia como directiva en un sector masculinizado.

Las ciencias y las ingenierías siguen siendo un universo masculinizado. Según datos del Ministerio de Educación, en las carreras universitarias de estas ramas la presencia femenina no llega al 30%. En TEMA LITOCLEAN, en cambio, este porcentaje supera el 40%, aunque cuenta mayoritariamente con profesionales de esos campos en su plantilla.

El Grupo TEMA LITOCLEAN es la suma de la empresa TEMA, consultora especialista en Seguridad Industrial y Medio Ambiente, y LITOCLEAN, una ingeniaría especializada en la investigación y descontaminación de suelos contaminados, que factura 12 millones de euros al año. Su Consejera Delegada es una mujer, Begoña Mundó, nada extraño para un grupo empresarial en el que hay más mujeres que hombres en puestos directivos.

Mundó nos habla de su trayectoria como directiva y las barreras que tienen las mujeres para acceder a puestos de toma de decisiones.

– Antes de ser directiva fuiste emprendedora. Parece que te gustan los retos.

 Sí, empecé trabajando como autónoma, realizando proyectos relacionados con los suelos contaminados. Trabajaba para varias compañías, entre ellas, TEMA, hasta que en un momento dado deciden apostar más por este sector y coincide que yo representaba entonces a una empresa americana que tenía maquinaria especializada y decidimos juntos comprar los equipos. A partir de ahí entré como socia de LITOCLEAN e inicié mi labor de gerente de la empresa. Hace cuatro años que ocupo el cargo de Consejera Delegada de todo el grupo.

– ¿Cómo ha sido el camino como mujer directiva?

Es un camino muy complicado porque siempre has de demostrar que vales más que otros, incluso a nosotras mismas, porque estamos educadas así y nos tenemos que autodemostrar que somos mejores.

– ¿Acostumbras a encontrarte con otras directivas en tu sector?

No, en absoluto, aunque, afortunadamente, en los últimos años me voy encontrando más y se produce una empatía instantánea con ellas. Durante mucho tiempo fui la única.

– ¿Y cuál era el trato de tus homólogos masculinos?

Paternalista en muchos casos. “Qué hace esta niña por aquí” es la actitud habitual y evidente.

– ¿Tienes anécdotas?

Por supuesto. Recuerdo una que no es tan antigua, hará unos 10 años. Fui con un compañero a una reunión para explicar los detalles de un proyecto que íbamos a llevar a cabo. Yo llevé la voz cantante porque era quien conocía mejor el proyecto y además era la superior, pero el ingeniero de caminos que tuve enfrente no se dirigió a mí en ningún momento, no me miraba ni me hablaba, solamente intercambiaba comentarios con la persona que me acompañaba, que era un hombre. Fue muy descarada su actitud, hasta el punto que mi compañero, cuando la reunión acabó, me dijo que lo había pasado mal y que no había sabido cómo reaccionar.

– ¿Cuáles son las barreras que se encuentran las mujeres para acceder a puestos de mando?

La principal es que no te toman en serio, no parece posible que una mujer pueda tener razón en una discusión técnica, por ejemplo, y has de demostrar saber y valer el doble.

– ¿Las mujeres tienen un estilo diferente de dirigir equipos?

Se dice que las mujeres somos más inclusivas y menos competitivas o agresivas que los hombres. Hasta cierto punto, creo que también tiene que ver con la manera en la que nos han educado, pero el estilo de dirección depende siempre de la persona. Quizá eran unas diferencias más visibles antes, pero creo que la manera de ser un buen líder ha cambiado y nosotros en el grupo tenemos hombres en puestos de toma de decisiones que son empáticos e inclusivos como los que más.

– ¿Qué se necesita para ser un buen directivo?

Has de ponerte a la altura de tus trabajadores y de los problemas que surgen en el día a día. Es importante estar muy involucrado, especialmente en nuestro caso, que somos una empresa de servicios y tenemos que ir todos a una con los proyectos que desarrollamos. Creo que el perfil del directivo ha evolucionado y ya no se cree en la estructura piramidal que reinaba antiguamente.

– ¿Tener perspectiva de género también es importante en estos puestos?

Sí, claro, la igualdad en el entorno laboral es importantísima. Yo creo que en nuestra compañía la cumplimos y la promovemos y los datos nos avalan, pero quizá deberíamos ver más allá de lo que vemos. Hay cosas de las que te vas dando cuenta a medida que pasan los años, con el avance de la propia sociedad. Con las tareas de la casa y los cuidados y la salida al mercado laboral, por ejemplo, todas hemos hecho un trabajo multitarea del que no éramos conscientes, porque nos habían educado para ello. Considero que en TEMA y LITOCLEAN existe la igualdad, pero siempre queda camino por recorrer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s